Gilson | Purificación de cannabidiol proveniente del Cannabis sativa

Introducción:

El cannabidiol es un componente importante de la planta Cannabis sativa. El CBD es de especial interés porque no es psicotrópico y los estudios sugieren que tiene propiedades medicinales terapéuticas para el tratamiento de afecciones que incluyen dolor, inflamación, epilepsia y cáncer. Los cambios recientes en el estado legal de los compuestos de Cannabis para uso medicinal, así como la despenalización de la marihuana en algunos lugares, ha llevado a un mayor interés en la purificación, formulación y detección de CBD.
Los cannabinoides se concentran en una resina pegajosa que se encuentra dentro de los tricomas glandulares, estructuras similares a pelos en la superficie de la planta. Aunque la mayoría de los cannabinoides son casi insolubles en agua, normalmente se pueden disolver en aceites, alcoholes y otros disolventes no polares. Para garantizar la seguridad del consumidor, es fundamental desarrollar productos de CBD estandarizados que estén libres de tetrahidrocannabinol (THC) y otros contaminantes. Gilson ha desarrollado un método rápido y reproducible para la purificación a gran escala de CBD mediante cromatografía de partición centrífuga (CPC). El método puede adaptarse desde una escala de miligramos a varios kilogramos, requiere poco solvente y recupera cerca del 100% del CBD de un extracto crudo complejo.

Materiales y Métodos:

Purificación del CBD:

Se utilizó una columna Gilson CPC 250 con una velocidad de elución de 70 ml / min, una velocidad de flujo de extrusión de 70 ml / min y una velocidad de rotación de 3000 rpm. La columna CPC se controló mediante un sistema de purificación PLC 2250 (para cromatografía líquida preparativa) equipado con una bomba de gradiente cuaternario de 250 ml / min, detector UV / VIS, recolector de fracciones y software de control Gilson Glider. La HPLC analítica se realizó en un sistema de HPLC Hitachi LaChrom Elite® (VWR) equipado con un detector de matriz de fotodiodos (PDA) (200-800 nm). El extracto crudo se preparó a partir de material vegetal seco de Cannabis sativa y se filtró antes de someterlo a CPC. Todos los disolventes orgánicos eran de grado reactivo analítico o de cromatografía líquida de alta resolución (HPLC).

Resultados:

En este estudio se sometieron a CPC 5 g de extracto crudo de flores de C. sativa. El uso de este método de un solo paso resultó en una separación limpia del CBD del THC y otros compuestos. Se purificaron 205 mg de CBD a partir de 5 g de extracto crudo, y el producto final tenía una pureza de más del 99% como se muestra por el análisis de HPLC. Por cada muestra de 5 g, se consumió 1 L de disolvente por cada 10 min de separación.

Conclusiones:

La tecnología CPC emplea una columna de cromatografía líquido-líquido (LLC) sin sílice y se puede llevar a cabo en modo discontinuo o continuo. El CPC se puede utilizar para purificar el CBD a partir de extractos crudos de cannabis en un solo paso. Los parámetros de purificación se pueden ajustar según los cannabinoides que se dirijan o el nivel de pureza deseado para lograr extractos libres de THC, cannabinoides puros, productos de grado farmacéutico o moléculas estándar para su uso como materiales de referencia o para evaluación clínica. La metodología es adaptable de laboratorio a escala industrial. Debido a que el método no utiliza resina de sílice, no hay adsorción irreversible de la muestra a la matriz y, por lo tanto, no hay pérdida de muestra.

 

Puedes leer el artículo original haciendo clic aquí.
Artigo original



  • Compartir: